Estado de México - Como en Ecatepec, ahora surgió la figura de un “monstruo” pero en Cuautitlán Izcalli, quien habría asesinado y descuartizado a 2 menores, la madre de ellos y a otra mujer.

Los nuevos datos arrojan que, los policía ministerial mexiquense detuvieron al asesinó que descuartizó a dos de sus parejas sentimentales y a dos de los menores hijos de una de ellas, cuyos restos metió en un tambo y los cubrió con cemento, mientras que otras partes de los cuerpos cercenados no cupieron, los tiro a un pozo.

Autoridades policíacas informaron que la captura de David “N” de 34 años de edad, se dio cuando elementos de la policía ministerial mexiquense trataban de localizar a una mujer de nombre Susana “N” de 36 años de edad, que se encontraba desaparecida desde el 16 del presente mes.

Las mismas investigaciones que realizaban los ministeriales para encontrar el paradero de dicha mujer, les permitió establecer que Susana mantenía una relación sentimental con el desquiciado sujeto, por lo que los elementos de investigación se dieron a la tarea de buscarlo para entrevistarlo y descartar que tuviera alguna relación con la desaparición de la mujer.

De esta forma, añadieron, los ministeriales arribaron al domicilio del feminicida, ubicado en el departamento 402 del edificio H6B de la Unidad Habitacional Tepalcapa sobre la Avenida Sur 3, en Izcalli.

Una vez que los ministeriales tocaron a la puerta del departamento, y al ser atendidos por el sujeto, aparentemente los nervios lo traicionaron diciendo “yo la los maté”.

Dentro de la misma entrevista el delincuente confesó a los ministeriales que meses atrás también mató y descuartizó a otra de sus parejas sentimentales por problemas con ella.

El desquiciado, narró a los policías que después de quitarle la vida a su anterior pareja sentimental, se vio en la necesidad de asesinar y descuartizar a los dos menores hijos de su mujer de 8 y 14 años de edad, debido a que fueron testigos del asesinato y eso lo ponía en riesgo de ser de tenido por el homicidio, por lo que optó por silenciarlos de esa manera.

Tras narrar fríamente los cuatro asesinatos, el desequilibrado, dijo a la policía que para evadir la acción de la justicia se deshizo de los cuerpos trozándolos en pedazos para que cupieran en un tambo que había adquirido para tal efecto, lo cual llevó a cabo.

Dentro del escalofriante relato, el perturbado individuo, dijo que debido a que el tambo fue insuficiente para meter todas las partes de los cuerpos, como algunas cabezas, brazos y manos las metió en bolsas de plástico y las fue a tirarlas a un pozo cercano de su domicilio.

Ante la narración, los elementos de la policía ministerial de Cuautitlán Izcalli, dieron parte al ministerio público, quien solicitó a un juez una orden de cateo misma que le fue otorgada.

Posteriormente cuando dicha orden fue autorizada, ministerios públicos, y peritos de las diferentes áreas forenses, policías ministeriales, bomberos y elementos de Protección Civil, arribaron al inmueble que para ese momento ya se encontraba custodiado, y al practicar las primeras inspecciones oculares, confirmaron que dentro de un tambo cubierto con cemento se encontraban los restos humanos de varias personas, dentro del lugar pudieron localizar prendas de vestir, identificaciones de las víctimas y teléfonos celulares.

A la par de estas acciones, los elementos de la procuraduría mexiquense se trasladaron al pozo donde les había indicado el homicida había arrojado dentro de bolsas de plástico restos humanos que no había cabido en el tambo.

Por lo que en apoyo de las autoridades ministeriales, elementos del H. Cuerpo de Bomberos y de Protección Civil, bajaron y al practicar una revisión confirmando que en el fondo se encontraban varias bolsas conteniendo las cabezas, brazos y manos de las cuatro víctimas del asesino.

Ante tal situación, después de que se confirmó lo narrado por el homicida, por instrucciones del Ministerio Público fue detenido y trasladado a las instalaciones de la Fiscalía de Justicia de Cuautitlán Izcalli, a fin de que declarara oficialmente los hechos y así el mismo MP, quien con base a la pruebas físicas recabadas en sus actuaciones y las declaraciones del homicida y testigos se determine su situación legal.

La Fiscalía mexiquense informó que a pesar de las evidencias, y de que dicho sujeto se encuentra confeso de los hechos y ha aceptado su responsabilidad en los asesinatos, se le considera inocente hasta que sea dictada la sentencia condenatoria en su contra.