La Procuraduría capitalina encontró un edificio en la zona del Centro Histórico el cual era, según se pudo conocer,  utilizado para realizar labores de espionaje.

El día de ayer por la noche se inició la carpeta de investigación, y en estos momentos el edificio que está casi vacío, ya está resguardado, dentro hay una serie de aparatos, desde teléfonos, hasta computadoras, se supo que eran equipos antiguos, “quienes lo utilizaron tuvieron tiempo de vaciarlo, la hipótesis es que era un centro de espionaje, es hipótesis”, señaló Ernestina Godoy Ramos, Procuradora General de Justicia de la Ciudad de México.

Se sabe que las operaciones de dicho edificio de dos niveles eran financiadas por la Procuraduría capitalina y la Secretaría de Gobierno, se presume que estaba a cargo de quien fuera jefe de la Policía Cibernética en la administración de Miguel Ángel Mancera en la PGJ, Gustavo Caballero.

La carpeta que se ha iniciado al respecto, es por irregularidades en la entrega recepción del inmueble.

De acuerdo con La Jornada, en el centro de inteligencia operaban entre 30 o 40 agentes de la propia Procuraduría que no daban reportes a la dependencia, y su trabajo era “espiar a personas”, sin saber hasta el momento a quienes. Agentes de la Procuraduría indicaron que el centro clandestino tiene más de cinco años de funcionamiento. El local cuenta con dos pisos, y días después de descubrir su registro encontraron el inmueble desmantelado. 

El descubrimiento ocurrió hace poco más de dos semanas casi por casualidad, cuando una factura por el cobro de la renta del edificio donde se alojaba no tenía respaldo en la lista de inmuebles arrendados por el gobierno capitalino

Se pudo conocer que, que es un edificio que rentaba la Secretaría de Gobierno y al intentar hacer un acta de entrega-recepción pues resulta que no hay prácticamente nada”, puntualizó la abogada de la Ciudad de México.