El Estado Mayor Presidencial brindará servicios hasta el 30 de noviembre y sus miembros serán reintegrados a las instituciones a las que pertenecen, es decir las Secretarías de la Defensa Nacional y Marina, la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, esto debido a la decisión tomada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

La institución que encabeza el general Roberto Miranda, actualmente está compuesta por mil 869 integrantes de base, de estos, mil 298 pertenecen al ejército y Fuerza Aérea, 153 a la Armada, 32 a la Policía Federal, 26 a la Policía capitalina, y 360 civiles.

De acuerdo a la información proporcionada por fuentes de la Sedena, los elementos que pertenezcan al Ejército mexicano, serán incorporados a la Policía Militar, con el objetivo de que sean aprovechados los conocimientos, capacidades y experiencia que adquirieron en la institución.

Para el próximo 1 de diciembre, los elementos de la Defensa Nacional se harán cargo de la seguridad de invitados, legisladores y presidentes saliente y entrante durante la ceremonia de transmisión del poder en el Palacio Legislativo de San Lázaro a petición del equipo de transición del presidente electo.