Por testimonios de alumnas de la Universidad de California se inició la investigación contra el galeno.

Los Angeles (AFP).- Un escándalo sexual salió a la luz esta semana donde se acusa una universidad en California ignoró las numerosas denuncias sexuales contra un ginecólogo que trabajó hasta hace poco en aquella institución. 

La Universidad del Sur de California (USC) recibió al menos 85 testimonios contra el Dr. George Tyndall, de 71 años, que es investigado por la junta médica del estado. 

La USC dijo que contactó a la policía de Los Ángeles, que hasta este jueves no se había pronunciado. 

La universidad indicó que la mayoría de los testimonios recibidos en una línea telefónica son de exalumnas y que la mitad fueron anónimos. 

Estamos activamente buscando todos los hechos, indicó Michael Quick, decano de esta universidad privada en una carta abierta publicada en el sitio web de la institución. 

Un vocero de la comisión médica de California -a cargo de procesar acusaciones de comportamiento ético del gremio y con poder de revocar licencias- dijo a la AFP que una investigación está en curso sin dar detalles. 

El diario Los Angeles Times publicó el miércoles un reportaje sobre las acusaciones contra el Dr. George Tyndall, basado en testimonios de colegas de trabajo, enfermeras y estudiantes. 

Se le acusa de tocar inapropiadamente a sus pacientes mientras hacía exámenes pélvicos, tomar fotografías de sus genitales y hacer comentarios sexuales sobre sus cuerpos. 

Serías genial para el sexo", le habría dicho a una estudiante citada por el Times que pidió anonimato. Me da pena haber dejado que esto me pasara, pero más me molesta que la USC lo permitiera. 

Según el diario, esta conducta se remonta a la década de 1990, aunque Tyndall sostiene que sus exámenes ginecológicos estuvieron totalmente justificados. 

El médico, graduado en la Universidad de Pensilvania, no pudo ser contactado por la AFP. 

El Times destacó que el médico --también acusado de hacer comentarios racistas durante las consultas-- se centraba principalmente en estudiantes chinas, que son muy numerosas en USC. 

El consulado chino en Los Ángeles exigió a la universidad "una investigación inmediata para tomar medidas y proteger a los estudiantes y profesores en el campus", según dijo al Times el vocero del consulado Gao Fei.