La organización Wikileaks reveló el pasado 15 de junio información del arsenal cibernético de la CIA. El nuevo informe, apodado CherryBlossom, se refiere a un arma capaz de afectar las conexiones con WiFi.

CherryBlossom es un software que afecta a los dispositivos objetivo de la agencia de espionaje estadounidense conectados a redes inalámbricas, con la finalidad de darle seguimiento a la actividad de usuarios, con la amplia posibilidad de manipular su tráfico en Internet, al aprovecharse de las vulnerabilidades de los dispositivos.

El software lo pueden instalar vía inalámbrica sin siquiera tener acceso físico a los dispositivos, indica WikiLeaks. Una vez instalado en los objetivos, personal de la CIA puede administrar el sistema invadido.

Otros:

El programa espía Athena puede controlar todo el sistema informático del sistema operativo Microsoft Windows, incluyendo tanto la configuración como el manejo de tareas, para cargar o descargar archivos desde o hacia un determinado directorio.

El programa Pandemic ofrece la posibilidad de instalar ‘troyanos’ en todos los ordenadores de una red local operada bajo Windows.

El ‘malware’ llamado Archimedes permite tomar rápidamente el control de las computadoras de una red de área local (LAN), simulando una sesión común y corriente de navegadores de Internet.

Los programas maliciosos AfterMidnight y Assassin fueron diseñados para operar dentro de Microsoft Windows, en el cual monitorean y reportan actividades en el equipo ‘host’ y ejecutan acciones detalladas por la CIA.

El arma Weeping Angel de la CIA es capaz de grabar, enviar o almacenar audio por medio del micrófono incorporado en los televisores inteligentes de la serie F de Samsung.

La herramienta Scribbles de la CIA permite etiquetar y rastrear documentos creados con el software de Microsoft Office filtrados por informantes o robados por “oficiales de Inteligencia extranjeros”.

El programa Marble ‘camufla’ los ‘hackeos’ de la CIA evitando a los investigadores forenses atribuirles virus, troyanos y ataques cibernéticos.

El ‘software’ Dark Matter fue diseñado para infectar productos de Apple aún luego de borrar el disco duro y volver a instalar el sistema operativo del dispositivo.

El programa malicioso Hive es utilizado por la agencia para mandar datos desde máquinas atacadas por la CIA y permite hacerse con su control para realizar tareas específicas.

Desde octubre de 2014 la CIA contempla la posibilidad de infectar sistemas de control de vehículos modernos para “efectuar asesinatos indetectables”.

El virus Grasshopper, indetectable por la mayoría de programas antivirus, va destinado a crear datos nocivos de forma individual para el sistema Windows.