Coleman Martin, de 29 años, quien se venía desempeñando como elemento de la policía de Asutin, Texas, fue reportado como desaparecido el día 25 de abril.

Mediante un comunicado la corporación texana, dijo que su elemento pasaba por una grave depresión, según datos que le proporcionó su esposa, Jaclyn Williams, publicó ABC News.

Martin le dijo a su esposa que en los últimos dos días había estado muy deprimido por problemas familiares, y que necesitaba “poner sus ideas en claro”. El día 25 por la tarde, Martin le envió -vía celular- un mensaje adhiriendo una imagen a una nota, donde le decía que se iba a suicidar ahogándose en un lago cercano a la frontera con México.    

La esposa de Martin habló inmediatamente a las oficinas de la corporación en Austin, Tx. Para comentarles que su esposo se iba a suicidar.

La policía se dio a la tarea de investigar el paradero de su elemento, encontrando que el policía había retirado 300 dólares de una cuenta bancaria mancomunada con su esposa, asimismo, que había comprado gasolina esa mañana, a su vez, compró ladrillos de cemento en Home Depot y soga en otra, así como hamburguesas en una tienda de comida rápida.  

Dentro de los datos que aportó la investigación llevada a cabo por los policías de Austin, encontraron que una patrulla estatal texana, había detenido a Martin el día 25 por la tarde en el poblado de Uvalde, quien manifestó que iba de vacaciones a México.

A la mañana siguiente, los oficiales de Austin acompañados del personal encargado de la seguridad de la Presa de La Amistad, localizaron el auto de Martin abierto y con las llaves en su interior, estacionado cerca de la presa, y en los asientos su cartera y algunas cosas personales, una caja vacía de una lancha inflable, así como, la misma nota suicida que envió a su esposa.  

Durante las acciones por ubicar a Martin, a unas millas de distancia del vehículo en una playa de la presa los oficiales localizaron la balsa inflable, con la anotación de su fecha de nacimiento, y su supuesta fecha de muerte “abril 25”, así como la anotación de las iniciales de su esposa, en la misma se apreciaban las marcas de ladrillos que habían sido empujados fuera de ella.

Los oficiales fueron alertados que posterior a su “muerte”, Martin se había comunicado vía correo electrónico con una amiga muy cercana, a quien le dijo que no estaba muerto, que se encontraba vivo y en México, pudiendo corroborar que efectivamente la dirección IP del correo original correspondía al país.

Una vez aclarado que el policía desaparecido no está muerto, ahora las autoridades continúan la búsqueda de Martin para procesarlo por presentar un informe falso, publicó el portal Daily Mail.

 

 

Dijo ser Policía Federal, quería entrar al domicilio sin ninguna orden de cateo

Policías amañadas inventan infracciones para trasladar vehículos a corralones en Grúas Patito #Tepotzotlán #Edomex

 Los 10 narcotraficantes más poderosos de la historia